Un innovador de mucho talento - EI agricultor filipino So Quick | kannabia

sonales a cualquiera de los sistemas hidropónicos disponibles, demuestra que se pueden conseguir fácilmente cosechas extraordinarias. So Quick está repleto de consejos e información, y en esta exclusiva nos muestra cómo funciona su sistema, de principio a fin. ¡Pero no todo marcha siempre sobre ruedas!

Empezaremos afirmando que cualquiera puede hacer este tipo de construcción para el cultivo. No se necesitan conocimientos específicos. En primer lugar necesitaremos cierta cantidad de caballetes, de los que se utilizan en construcción para serrar la madera encima y para sujetar los tableros de las mesas.

Se pueden encontrar en todas partes. El número de ellos dependerá de la cantidad de plantas que queramos colocar. Después, se necesitan unos cuantos tablones más anchos que un cubo, para evitar accidentes. Los extremos de los tablones se clavan a los caballetes. Los tablones se pueden situar muy juntos o algo separados entre sí, dependiendo del periodo de crecimiento elegido.

Con una fase de crecimiento más corta y plantas pequeñas no es necesario dejar mucho espacio entre tablones. Hay que tener en cuenta que las plantas cultivadas con sistema hidropónico son por lo general más pequeñas y robustas. La longitud de los tablones depende del tamaño del cuarto y del número de plantas. Yo utilizo tablas de dos metros y medio de largo con nueve cubos en cada una. Después de clavar los tablones, se colocan los cubos. Estos se pueden poner directamente unos al lado de otros, ya que un cubo tiene el borde más amplio que la mayoría de macetas para plantas.

Alimentación y drenaje

A continuación llega el momento de instalar las líneas de distribución a los cubos, la zona donde se vacía el agua después de regar las plantas. Se utilizan empalmes en T, uno por cada cubo. Para verlo con más claridad, observad las fotos. Ahora ya se pueden conectar todos los cubos mediante tubos de goma. Se emplean empalmes en forma de L sólo para los cubos al final de las líneas. Éstos no tienen más que una posibilidad de conectar el tubo, al contrario que los empalmes en T, que permiten la conexión en dos extremos. Una vez terminada la conexión, se puede llenar los cubos con cualquier

medio de cultivo apropiado para cultivos hidropónicos. Como se puede ver en las fotos, todo empieza a tener un aspecto muy acogedor. Otra recomendación: para deslizar el tubo fácilmente por el empalme, es útil humedecer primero el tubo con agua caliente. Así se deslizarán con toda suavidad. Si no, uno puede volverse loco con tantas conexiones. Es el momento de seleccionar los mejores clones para ponerlos en el sistema. Se pone un esqueje por cubo. Después de plantar todos los clones, se puede poner en marcha la línea de alimentación. Yo suelo usar alambres largos para sujetar las líneas de alimentación más o menos a medio camino por debajo del cubo. Esto garantiza que el alimento alcance el lugar correcto. Antes, cuando utilizaba cortos, solían torcerse, haciendo que la mitad del alimento acabara en el suelo, en vez de en el cubo. Este sistema funciona como uno de goteo, excepto que, en lugar de un proceso de riego continuo durante todo el día, aquí la comida sólo se distribuye en chorros unas cuantas veces al día. Ahora, ya está todo el trabajo hecho. ¡Qué buena cosa es la sencillez! Como en todos los sistemas hidropónicos, los tubos se conectan al tanque. Yo utilizo uno de doscientos litros. ¿Cómo funciona? El alimento fluye desde el depósito a través de los tubos, hasta los cubos. La comida se administra tres veces al día durante diez minutos cada vez, y una vez por la

noche durante cinco minutos. En verano lo hago cinco veces al día. La comida llega hasta el fondo del cubo, a través de los tubos, y de vuelta al depósito. Más tarde se repite todo el proceso. Yo prefiero el alimento de "General Hydroponics" y el pH lo mantengo en 6.

El crecimiento

Tras unas semanas de crecimiento, ya se ve claramente una diferencia, pero en ese momento las plantas acaban de empezar a absorber correctamente el alimento, por lo que a partir de ahora empiezan a crecer con increíble rapidez. La ventaja del cubo es que deja abundante espacio a las raíces para que se expandan, cosa extremadamente importante para un buen rendimiento. Nunca se debe limitar el crecimiento radicular de una planta. Poco tiempo después, la cosa empieza a estar realmente frondosa. Las plantas han crecido considerablemente. La plantación comienza a parecer una pequeña selva. Antes de que me olvide, debo decir que las plantas se inclinaron después de las primeras semanas de crecimiento. Y también que las plantas son Sugar Blossoms, una maría especialmente dulce, como su nombre indica. Tampoco generan quejas en cuanto a su rendimiento. Tras tres semanas de crecimiento, se puede empezar el periodo de floración, y enseguida llegamos hasta la tercera semana de la fase de floración. ¡Tienen un aspecto magnífico! Las plantas están desarrollando rápidamente cogollos y se han expandido por todo el espacio disponible... Ya no se ven los cubos ni los conductos de alimentación. Lo único que se ve son cogollos, cogollos y más cogollos. Dá la impresión de que será una cosecha muy agradecida. Las plantas reciben un potente chorro de luz de tres lámparas de 1000 vatios suspendidas de carriles de luz. Este sistema consigue que una lámpara haga el trabajo de dos. La lámpara se desplaza automáticamente, por lo que ilumina el doble de la zona. Estas lámparas tienen la ventaja añadida de ser lo suficientemente potentes como para penetrar la cubierta de follaje, y alcanzar los cogollos más cercanos a la base de la planta. El único requisito de mantenimiento para este sistema es llenar el depósito con alimento de vez en cuando y mantener el pH estable en el valor deseado. Esto se hace una vez cada tres o cuatro días. Después de sólo una o dos semanas de crecimiento, puedo cosechar de 42 a 56 gramos por planta con este sistema. En realidad es más bien una semana de crecimiento, ya que la primera semana los clones necesitan aclimatarse al sistema. Esto también puede estimularse a base de dejarlos crecer bien antes de trasplantarlos en el sistema. En total tengo 54 plantas. Con este sistema resulta fácil mantener una cosecha constante. Eso significa recolectar cada semana. Para conseguirlo, se necesitan tanto un espacio para el crecimiento como uno para la floración.

Esquejes

Y por supuesto necesitaremos unos esquejes. Hay que cerciorarse siempre de tener más cantidad de la necesaria, para poder elegir los mejores. Yo pongo nueve cubos por tablón y dos filas. Por tanto, preparo 25 clones. En realidad sólo voy a utilizar unos dieciocho, pero así puedo escoger. Siempre cultivo mis plantas madre de semillero. De esa forma, siempre puedo obtener clones para cubrir mis necesidades y además elegir las mejores plantas. La utilidad de invertir generosamente en plantas madre se hace cada vez más evidente. Incluso cuando tenemos la posibilidad de adquirir clones de alta calidad de un proveedor, es recomendable tener nuestras propias plantas madre. Hablando en general, cuanto más cerca de la fuente original (la madre), mayor será la calidad del clon. Los tengo dos semanas en el cuarto

de crecimiento y luego los trasplanto a los cubos en el cuarto de floración. El transporte resulta facilisimo cuando se utiliza este sistema. Cada cubo se sitúa independientemente, solo hay que mover los tubos. Tan fácil como un juego de niños. Ahora es también el momento de fabricar nuevos clones y de colocar otro cubo en el cuarto de crecimiento para su fase de crecimiento de dos semanas. Y vuelta a empezar. La donación lleva aproximadamente dos semanas, y después se puede trasladar los clones ya crecidos desde el cuarto de crecimiento al de floración, al mismo tiempo que se inicia el arraigo de nuevos esquejes. Cuando por fm completa su floración el primer conjunto de plantas, después de unas ocho semanas de fase de floración, sólo faltan otras dos semanas para que el siguiente grupo de plantas esté también listo para su cosecha. Otras dos semanas más, y habrá otro grupo de plantas que acabe su floración. Y así, la cosa se convierte en un proceso continuo, hasta que decidimos dejar de fabricar clones, momento en el cual todo el sistema se detiene. También tenemos la libertad de elegir el intervalo de tiempo entre cosechas. Se puede cosechar todos los días, todas las semanas o todos los meses. Es una elección personal. Pero se debe dejar un poco de tiempo para el arranque inicial del sistema, porque es necesario permitir que las primeras plantas completen la fase de floración. A continuación podemos decidir el intervalo de tiempo entre cosechas. Este sistema de cosecha continua nos obliga a trabajar más de la cuenta, ya que si sólo cosechamos cada dos meses siempre hay días en los que no tendremos nada que hacer, un mal método cuando se trata de un sistema de cosecha continua. Sólo serviría para fastidiar nuestra planificación. Creo que debéis saberlo.

Cosecha

Volviendo a las flores. Las Sugar Blossoms se encuentran ahora en su cuarta semana de floración. Ha aparecido un pequeño problema que sin duda afectará a la cosecha. El pH descendió hasta 4.6. Normalmente, en esta etapa el pH es bastante estable, por lo que sólo lo revisé más tarde. Además estaba probando una nueva marca de alimento, por eso tenía que haber vigilado mejor el pH. Los filamentos están empezando a oscurecerse, mientras que los cogollos todavía están engordando. Es curioso cómo siempre que uno cree que sabe lo que está haciendo, es el momento en que comete un error. Por desgracia, tanto la calidad como el rendimiento se resentirán por ello. Los desastres ocurren, especialmente cuando se prueban productos nuevos. Al mismo tiempo, llega el momento de cosechar y los cogollos están pulcramente colocados en una hilera. A pesar de su buen aspecto, sé que podrían haber sido mejores. Esos cogollos no han tenido la oportunidad de engordar al completo. He cosechado sólo los cogollos superiores, dejando los más pequeños de abajo en la planta, para que maduren un poco más. Haciéndolo así, tengo la esperanza de compensar parte de la pérdida de peso. Por suerte, mi siguiente tanda de clones también necesitaba algo más de tiempo para un buen crecimiento, de modo que la cosa funcionó bien. Puede que estas plantas no hayan florecido hasta su pleno potencial, pero aun así estaban realmente bien. Tengo curiosidad por ver cómo se desarrollan la próxima vez, en condiciones óptimas. El peso de mi segunda cosecha (todos los cogollos pequeños) alcanzó un total de 1750 gramos. Estoy satisfecho, ya que me había esperado una pérdida mayor. Normalmente consigo un rendimiento de entre dos y tres kilos.

Conclusión

Para terminar, formulamos unas cuantas preguntas a So Quick. La primera fue el porqué y el cómo de sus experiencias de cultivo. "Hace seis años

empecé a cultivar un poco de hierba para mí, mis amigos y familia. Varios de mis amigos tenían problemas médicos que me motivaban para seguir produciendo una marihuana de la mejor calidad. Además siento una verdadera fascinación por todo el proceso de crecimiento y floración, de principio a fm, desde la germinación hasta la cosecha. Me produce un enorme placer cultivar un minúsculo y frágil brote hasta convertirlo en una planta maravillosamente potente".

¿Qué cualidades buscas al elegir una madre?

"Me considero un perfeccionista, de modo que intento encontrar la combinación perfecta de rendimiento alto, rapidez de crecimiento, así como sabor y tipo de colocón, por supuesto, como las mejores cualidades de una madre. A veces hago una excepción, si me encuentro con plantas de un interés especial. Si el rendimiento no es espectacular pero sí lo son el sabor y el colocón, entonces fabrico un clon o dos, para ocasiones especiales. Si una planta es una productora extraordinaria pero su calidad está dentro de la media, podría utilizarla para un proyecto de cultivo. La trabajaría para conseguir mi propia planta especial, como hice con mi muy personal C99 cruzada con AK47".

¿Es muy distinto tu enfoque del de otros cultivadores?

"La verdad es que hago lo que cualquier cultivador sensato, así que no, no. Yo me he limitado a coger cosas de todos los distintos sistemas y métodos disponibles y los he adaptado para adecuarlas a mi manera de hacer las cosas".

¿Cuántos sistemas has probado antes de poner en marcha el tuyo?

"Varios diferentes: de flujo y reflujo, DWC, de tipo SOG e incluso, una vez, con tierra. Era mi primera vez, ya que hasta entonces sólo había utilizado sistemas hidropónicos. De modo que no se me hace monótono, hago frecuentes cambios de estilo o de sistema. Nunca me quedo mucho tiempo con el mismo sistema de cultivo. Naturalmente, siempre tengo en marcha uno de los sistemas, y ese es mi sistema hidro

con los cubos. Confío en este método porque siempre funciona bien y produce excelentes resultados".

¿Qué consejos darías a tus compañeros cultivadores?

"Sentid placer con lo que hacéis y disfrutad de todos los aspectos propios del proceso completo de cultivo. Lo demás viene dado. Aprended a mirar y escuchar a vuestras plantas. Creedme, se comunican de verdad con vosotros, cada vez que entráis en el cuarto. A través de sus hojas quemadas os dirán: reduce la concentración del alimento; sus hojas mustias dicen: no me siento muy bien, o bien, tengo hambre; y con sus hojas de un verde brillante estirándose hacia la luz: eres el mejor; y con unos cogollos gruesos y jugosos, pesados por la resina: yo también te quiero".


Previous Next