BANCOS DE SEMILLAS Dinafem - Creación de nuevas líneas auto florecientes de 2ª generación | kannabia

comerciales se han creado nuevas lineas más productivas, sabrosas y potentes. Estas nuevas autoflorecientes mejoradas son las que llamamos de “2ª Generación”, y os queremos retratar el proceso interno de trabajo que esta detrás de su creación y desarrollo. Para ello contamos con la ayuda y generosidad de Dinafem, hay que agradecerles que estén dispuestos a compartir con la comunidad cannábica sus métodos de trabajo, así como el camino que siguieron para crear la Critical Auto. Dinafem fue el primer banco en ofrecer una Critical feminizada, ahora vuelven a la carga con una versión autofloreciente de gran calidad. En este articulo nos desvelan los secretos de su creación. Todas las fotos han sido proporcionadas por Dinafem, se tomaron durante la última prueba que hizo Dinafem a su Critical Auto. Hay que entenderlo de manera similar al software, pues a medida que progresan nos ofrecen versiones nuevas de lo anterior... así que las autoflorecientes de 2ª generación son como la versión 2.0 mejorada del programa original. Si en cambio nos fijásemos en el criterio botánico de “generación” ( entendido como cada ciclo completo de vida de un grupo de plantas ), habría que aclarar entonces que para crear nuevas lineas

autoflorecientes mejoradas se han desarrollado al menos 6 generaciones o ciclos de vida, hasta que se pudo llegar a una semilla feminizada y autofloreciente...

La crianza Veamos con algo más de detalle los ciclos o generaciones necesarios para crear nuevas lineas autoflorecientes: Comenzaremos por el origen, tomando una genética autofloreciente y otra que no tiene esta característica en su genética, pero que nos gusta por otros motivos ( como pueden ser el sabor, producción, resistencia, etc..) que queramos incorporar a la nueva linea. Con estos materiales se hace una primera generación, cruzando o hibridando estos materiales iniciales para obtener las semillas que usaremos en la segunda generación. El resultado de la 1 ª fase es un híbrido que aun no es auto-floreciente, pero si contiene en su genética el gen recesivo de la autofloración.

Es decir, la capacidad de autofloración se ha incorporado a su paquete genético ya, pero aun no se manifiesta activamente. En la segunda fase se procede así a seleccionar los cruces entre los mejores machos y hembras que hemos creado en la primera hibridación. Obtendremos nuevamente semillas que aun no manifiestan la capacidad autofloreciente. Necesitaremos avanzar hasta una tercera fase, en la que ya se obtiene hasta un 25% de semillas autoflorecientes. Y así sucesivamente, hasta que aproximadamente un 70% de las semillas serán ya autoflorecientes, como resultado de la 4ª generación o ciclo de vida, normalmente se redondeará hasta el 100% en una 5ª fase de cruce y selección final. Por tanto hemos necesitado 5 fases completas de trabajo para obtener semillas de una nueva linea de autoflorecientes. La primera sirve para combinar los materiales de partida y fijar la genética autofloreciente, se necesitan después al menos otras 4 generaciones completas de selección e hibridación

para llegar a un 100% de semillas autoflorecientes, en las que ya se han recombinado las genéticas de los materiales iniciales. En este proceso la clave es la selección, que supone muchas horas de observación y estudio detallado de las plantas in situ. Seleccionar lo mejor es a veces un golpe de intuición y suerte, pero hacerlo bien requerirá sin duda años de experien­cia y estudio especializado de la botáni­ca del Cannabis, para lograr detectar las características genéticas que se quieren ir fijando en la nueva variedad y controlar como lo hacemos. Si queremos mejorar el sabor, la presencia y forma del cogollo o aumentar la psicoactividad, tendremos que ir afinando el ingenio durante estas 5 fases de trabajo y no dar palos de ciego.

El resultado de todo lo anterior serán unas semillas que han incorporado tanto la capacidad 100% autofloreciente, como las mejores características híbridas de nuestra selección. Si además queremos que estas semillas sean feminizadas, necesitaremos una sexta fase de trabajo adicional para ello. Como es probable que entonces queramos probar lo que hemos obtenido de todo este trabajo, antes de enseñárselo a nadie, necesitare­mos otro ciclo completo de vida, para así saber de primera mano si el resultado se acerca a lo que buscábamos...

Retrato de una autofloreciente 2.0

Hemos explicado de manera sintética el marco teórico que esta detrás del proceso de creación de nuevas lineas autoflorecientes mejoradas, es la ruta de trabajo necesario para llegar a

una buena y mejorada versión 2.0 de las primeras hibridaciones serias de autoflorecientes comerciales que salieron al mercado hacia 2009...

Pero ¿cómo es un ejemplo real de trabajo para crear una de estas nuevas lineas? Os con­tamos la experiencia con la Critical+ Autofloreciente que acaba de salir a la venta tras completar todo este proceso:

El punto de partida para crear la Critical+ Auto floreciente tiene dos elementos necesarios; se cruzó un ejemplar pro­veniente de la 1 ª generación de auto­máticas -la Roadrunner- con otro de Critical+. La Roadrunner aporta la base, fijando la capacidad autofloreciente que proviene de las Ruderalis, mientras que la Critical+ es elegida por los mismos motivos que la hace el clon preferido de mucha gente: sabor dulzón llamativo, cogollos duros y prietos....

La idea se puede resumir en intentar lle­var a una linea autofloreciente todo lo bueno que cualquiera que haya probado la Critical imagina, cuando escucha ese nombre. En este punto hay que repetir el agradecimiento a todos aquellos que crea­ron y pusieron los cimientos de la “leyenda Critical”, en la que se basa la Critical +... Mr. Nice Seed Bank y su equipo de breeders con Shantibaba a la cabeza fueron los crea­dores originales de esta genética, de la que un colectivo de cultivadores logró extraer un conocido clon que ha recorrido medio mundo, la Critical Bilbo. Como es sabido, Dinafem usa esta selección de Critical Mass para crear la Critical+ feminizada.

Ya tenían los mimbres, ahora

hacían falta esas 5 generaciones completas de combinación y selección, hasta lograr un resultado que realmente lleva las esencias de la Critical+ al mundo de la autoflorecientes. Es un camino que hay que recorrer sin saltarse etapas o incluso haciendo alguna dos veces, pues siem­pre se presentan imprevistos. Un trabajo real de selección, en el que hay que culti­var plantas, descartar unas y optar por las que se entienda como las mejores. Tras dos años de intenso trabajo, sin duda se puede afirmar que Dinafem ha conse­guido crear una autofloreciente femini­zada que ofrece un aroma y un sabor de inconfundible toque Critical. Por supues­to no es igual que cultivar las semillas no autoflorecientes de Critical+, pero llevan el sello Critical de manera clara.

Se aprecia que estamos ante una linea autofloreciente de 2ª generación, vemos las flores más compactas y duras, con cálices más grandes y más resina. Todo esto supone más produc­ción y más psicoactividad que lo cono­cido en las primeras autoflorecientes. Se ha superado el “lastre” del sabor de las autoflorecientes de primera gene­ración, estamos ya ante un cogollo cuyo aspecto y perfil aromático son similares a los de híbridos comercia­les convencionales. Salvo que seamos expertos o grandes olfateadores, no será fácil distinguir el resultado de las nuevas autoflorecientes, respecto a variedades comerciales a las que está­bamos acostumbrados.

La historia de este trabajo que ha durado casi dos años es como la vida misma, agridulce. Para cualquiera que ame el Cannabis poder trabajar con plantas y creando algo que la gente disfruta es simplemente maravilloso; pero por otra parte, la mayoría de investigadores y tra­bajadores relacionados con el Cannabis en España siguen trabajando en la clan­destinidad, sin poder regularizar su pro­fesión y amenazados doblemente por las FSE y

por delincuentes...Esta situación de desamparo del trabajador del mundo del cannabis que quiere profesionalizarse, supone una molestia desagradable que dificulta el trabajo día a día.

La situación clandestina parece tener un punto de esperanza representado por el esfuerzo de asociaciones civiles, clubes de fumadores y cultivadores, grupos de usuarios medicinales, empresas y tiendas, iniciativas que van abriendo una brecha real de legalidad y profesionalización para el mundo del Cannabis.

Esperemos que en el futuro estos sin­sabores puedan superarse por fin. Mientras tanto, las autoflorecientes cada vez resultan un aliado más ágil y eficiente, en los difíciles tiempos del cultivo durante la prohibición.


Previous Next