Las nuevas superautomáticas - BANCOS DE SEMILLAS Sweet Seeds | kannabia

adas “Super Autos”. Como ejemplo proporcionaremos información sobre la evolución del catálogo de autoflorecientes del banco Sweet Seeds. Todas las fotos pertenecen a distintas autoflorecientes de este banco.

Dentro de esta explosión las variedades autoflorecientes son cada vez más busca­das y demandadas por los cultivadores de cannabis del mundo entero. Su principal característica es florecer de forma auto­mática, independientemente de las horas de luz que reciben. Esto les proporciona una serie de ventajas sobre sus parientes no autoflorecientes, consiguiendo así, en poco tiempo, que estas plantas, antes des­preciadas, encuentren su lugar en el salón de la fama de las variedades de cannabis.

Las modernas variedades automáticas heredan su característica de autoflora­ción de plantas del tipo Rudelaris, origi­narias de zonas frías de Europa Oriental (Hungría, Sur de Siberia, Rusia) y Asia Central (Cannabis Rudearis), donde las condiciones climatológicas especialmen­te el frío y la nieve solo permiten a las plantas unos tres o cuatro meses al año de condiciones propicias para desarrollarse y reproducirse. Este tipo de variedades desarrollaron estas especiales adaptaciones para poder florecer y pro­ducir semillas en este corto periodo de tiempo, perpetuando así su especie en estos inhóspitos parajes.

Dichas poblaciones silvestres de Cannabis Rudelaris producen plantas de muy bajo contenido de THC y demás cannabinoi­des, por lo que históricamente fueron despreciadas, tanto para usos medicinales como recreativos. Además estas plantas Rudelaris son de baja estatura, 30 – 80 cm, por lo que también fueron en el pasado despreciadas como materia prima para usos industriales por el corto tamaño de sus fibras.

El interés por las variedades autoflorecien­tes comienza cuando algunos criadores inquietos observaron el inmenso poten­cial que encerraban estas pequeñas des­preciadas. Entonces se deciden a experi­mentar y cruzar estas primitivas Rudelaris con sus bancos de clones seleccionados, con el propósito de obtener plantas 100% autoflorecientes, pero que presenten niveles de cannabinoides y aromas de sus amados clones élite.

El tremendo éxito que han tenido en los últimos años las variedades automáticas se debe a su cada vez mayor calidad, en lo que se refiere a sus niveles de cannabi­noides y aromas. Sobre todo a las muchas ventajas que encuentran los agricultores en estas nuevas genéticas. Su principal ventaja reside en el hecho de poder flore­cer y cosecharse independientemente de las horas de luz que reciban. En el cultivo de exterior, esto abre mucho las posibilidades y combinaciones, per­mitiendo al agricultor-consumidor una mejor programación de su autoabasteci­miento anual de cannabis. Poder cosechar fuera de temporada es una grandísima ventaja para todos los cultivadores de exterior. Con la aparición de las automá­ticas, estos

cannabicultores ya no tienen porque limitarse a una sola cosecha al año al final de verano, ahora pueden disfrutar de cosechas antes del verano.

Aprovechando esta ventaja, cultivado­res de exterior de zonas húmedas, muy sensibles por las condiciones ambien­tales a los ataques de hongos, tam­bién han comenzado a cultivar estas variedades en la primavera para evitar las condiciones climatológicas de sep­tiembre-octubre. Así evitan los ataques de hongos que acaban por pudrir los más grandes cogollos. También agricul­tores de zonas de alta montaña y zonas frías están optando por cultivar estas variedades en la temporada de prima­vera-verano, obteniendo muy buenos resultados. En las ciudades este tipo de variedades son inmunes a la contami­nación lumínica del alumbrado público, desarrollando correctamente la flora­ción, incluso con una farola encima. Esto, unido a su pequeña estatura, las convierte en perfectas para el cultivo urbanita en balcón.

También son muchos los cultivadores de interior que están dando oportunida­des a estas variedades en sus armarios. Principalmente en cultivos de interior las seleccionan por la rapidez de su ciclo vital, solamente 60-70 días desde la ger­minación de la semilla hasta la cosecha. Aunque las variedades autoflorecientes se cultivan en interior, con un fotoperio­do de 18-20 horas de luz y 4-6 horas de oscuridad durante todo el ciclo vital de la planta, este exceso de horas de luz, com­parado con las 12 horas de la floración de las no-autos, se ve más que compensado por el mes de duración de cultivo que se ahorra cultivando automáticas. El resulta­do para los agricultores de interior es que se ahorra en gasto eléctrico y se ahorra un mes en el cultivo. Algunos de estos culti­vadores que disponen de un cuarto para madres y esquejes, también aprovechan los huecos de este cuarto, con

fotoperio­do de crecimiento 18/6 horas, para flore­cer plantas automáticas.

Otra de las principales características de estas variedades es su pequeña estatura. Esta característica también es vista y apro­vechada como una ventaja por muchos agricultores que buscan plantas peque­ñas y discretas. Se ha observado que en los países occidentales con legislaciones poco permisivas o duras con el auto-cul­tivo de cannabis, este tipo de variedades están teniendo un éxito mayor que en países con legislaciones más permisivas.

El ejemplo de Sweet Seeds

El banco de semillas feminizadas Sweet Seeds comenzó sus experimentos con semillas autoflorecientes alrededor del año 2007. A principios de la temporada 2009 presentó a la comunidad cannábi­ca su primera variedad autofloreciente Speed Devil, esta variedad supuso todo un éxito, al poner al alcance de los cul­tivadores una genética 100% autoflo­reciente, de muy rápida floración, con una abundante producción de resina y cannabinoides y además con un agrada­ble aroma de tipo Skunk, con tonos que derivan a levaduras y queso.

En la temporada 2010, Sweet Seeds pre­senta dos nuevas variedades autoflore­cientes: “Fast Bud” y “Big Devil”. Fast Bud es la genética de más rápido desarrollo del catálogo de Sweet Seeds, una genética autofloreciente de alta calidad que esta lista para cosecharse tan solo siete sema­nas y media después de la germinación de las semillas. Con

abundante formación de resina y aromas exóticos procedentes de su herencia genética de plantas de la fami­lia Diesel. Big Devil fue el resultado de un programa encaminado a buscar autoflo­recientes de alta calidad y de mayor talla, esta genética produce autoflorecientes de talla alta (80-150 cm), con abundante formación de resina y de aroma dulce e inciensado tipo Haze.

Durante las temporadas 2009 y 2010 los criadores de Sweet Seeds han continua­do su trabajo con estas tres primeras variedades automáticas, manteniendo sus variedades autoflorecientes en cons­tante evolución. Principalmente debido a la necesidad de seleccionar en cada generación los mejores individuos que harán de parentales de la siguiente gene­ración. También hay que tener en cuenta que durante el proceso se aporta algo de genética fresca, para evitar la endogamia y no perder el preciado vigor híbrido. La selección, generación a generación, también es necesaria para que no se produzcan derivas genéticas hacia carac­teres no deseados. Con las variedades no automáticas, las genéticas se mantienen mucho más estables con el paso de los años, pues se utilizan clones selecciona­dos para producir la semilla comercial.

Ahora, en esta temporada 2011, Sweet Seeds presenta su r-evolución de estas tres primeras propuestas. Estas nuevas versio­nes salen al mercado como Speed Devil #2, Fast Bud #2 y Big Devil #2.

El banco de semillas tiene pensado no eliminar del mercado las tres primeras ver­siones de estas variedades. Además hay un dato muy importante a tener en cuenta y que se agradece en estos tiempos de crisis, aplica una fuerte bajada de precios a las primeras versiones, que fueron durante la temporada 2010 las autoflorecientes más demandadas en los grow-shops espa­ñoles. Con esta bajada de precios se con­vierten posiblemente en

las autoflorecien­tes feminizadas más baratas del mercado, con una relación calidad-precio excelente.

Además de estas tres nuevas versiones, Sweet Seeds sorprende para la nueva tem­porada con otras tres nuevas variedades autoflorecientes, Cream Caramel Auto, Black Jack Auto y S.A.D. Auto. Estas nuevas variedades son el resultado de programas de crianza, para introducir y estabilizar el rasgo de autofloración en algunas de las mejores y más famosas genéticas de Sweet Seeds. En este momento el banco tiene abiertos más de una decena de pro­gramas para hibridar sus mejores genéti­cas con genéticas autoflorecientes de últi­ma generación. El objetivo a largo plazo es tener disponible en el catálogo de Sweet Seeds todas las variedades en versión auto y no-auto.

Estas nuevas versiones autoflorecientes suponen un gran salto de calidad con respecto a las autoflorecientes que se pue­den encontrar hoy en día en el mercado. Variedades cada vez más alejadas de sus ancestros Rudelaris, más cercanas a los modernos polihíbridos no-autos a los que estamos acostumbrados. Estas nuevas generaciones, de genéticas 100% autoflo­recientes y feminizadas, en lo que se refiere a vigor, densidad de sus flores, producción de aromas y resinas, y producción de can­nabinoides, no tienen nada que envidiar a sus parientes no-autos. Por esto comien­zan a ser conocidas entre los cannabicul­tores como Súper-Autos. De Rudelaris a estas genéticas poco les queda, apenas conservan su característica de autoflora­ción y la rapidez de su ciclo vital.

A continuación os dejo algo de informa­ción procedente del propio banco sobre las nuevas autoflorecientes.

Speed Devil #2

Primera evolución de la genética Speed Devil, desarrollada durante las tempora­das 2009-2010. Todas las plantas comien­zan la floración a partir del cuarto par real de hojas aproximadamente, independien­temente del fotoperiodo y de la estación del año.

En esta segunda versión de Speed Devil se ha mantenido la rápida floración de su anterior versión, produce plantas súper-rápidas que están listas para cosechar­se con resinosos y aromáticos cogollos, maduros y perfectamente formados, tan sólo 60 días después de la germinación de las semillas.

En Speed Devil #2 se ha aumentado la media de tamaño de las plantas que se sitúa en 70-80 cm. Otra particularidad de esta versión es que ha aumentado nota­blemente la formación de ramas laterales, que producen gruesos cogollos, aumen­tando así también la producción.

En esta versión también encontramos una mayor formación de cristales de resina. Un aroma mucho más intenso, dulce y almizclado, con tonos que recuerdan a levaduras y queso.

Fast Bud #2:

Primera evolución de la genética Fast Bud. Variedad autofloreciente de gran pro­ducción, con grandes cogollos cargados de abundante y aromática resina. Nueva versión más productiva y aromática.

Produce plantas muy vigorosas, mayor número de ramas laterales que en su ante­rior versión, alcanzan una altura de entre 40 y 90 cm. Potente efecto y aromas dul­ces con tonalidades exóticas procedentes

de su herencia Diesel. Autofloreciente de muy rápida floración.

Big Devil #2:

Primera evolución de la genética Big Devil. Variedad autofloreciente y feminizada de talla alta. Como respuesta a la demanda de los clientes que solicitaban autoflorecien­tes de mayor porte, han seleccionado esta genética que alcanza una altura de 1-1,5 m.

Más productiva y más aromática que su anterior versión, cogollos resinosos y compactos con numerosas ramas late­rales. Aromas dulces e inciensados, con toques de Skunk.

S.A.D. Auto:

La versión autofloreciente de la aromática S.A.D. S-1. Resultado del cruce y posterior estabilización de las mejores cepas auto-florecientes con la S.A.D. S-1. Automática de calidad superior, con cogollos den­sos y gran producción de resinas, intenso aroma dulce y almizclado, rápida flora­ción, fuerte efecto y gran vigor híbrido.

La r-evolución de las autoflorecientes ha llegado. Al final de la floración estas plantas alcanzan el mismo aspecto resi­noso y apetecible que sus hermanas no­autoflorecientes.

Cream Caramel Auto:

Nueva versión autofloreciente de la Cream Caramel. Resultado del cruce de las mejo­res cepas autoflorecientes con la genética Cream Caramel. Automática de calidad superior, con cogollos densos y gran pro­ducción de resinas, intenso aroma dulce con tonos terrosos, fuerte efecto, gran vigor híbrido y muy rápida floración. Talla media- baja (40-80 cm).

Black Jack Auto:

La versión autofloreciente de la Black Jack.

Resultado del cruce de S.A.D. Auto con una Jack Herer Auto, especialmente desarrollada por el departamento I+D de Sweet Seeds para lograr este cruce.

Automática de calidad superior, con cogollos densos y gran producción de resinas. Intenso aroma dulce e inciensa-do, rápida floración, fuerte efecto y gran vigor híbrido.


Previous Next