LA RESISTENCIA SISTÉMICA EN EL CANNABIS - SextoSentido | kannabia

el director Night Shyamalan plantea la si­guiente escena: en un pueblito yanqui empiezan a suicidarse las personas después de balbucear algún asunto extraňo. Primero se piensa que hay una toxina liberada por terroristas, Le cual induce a la gente a matarse. Pero el asunto es otro: La humanidad se ve amenaza­da porque las plantas se hartaron de los humanos y cuando los detec­tan en masa reaccionan de manera defensiva, liberando una micotoxi­na que los lleva al suicidio. Y así la madre naturaleza decide cargarse al humano, aplicando neurotoxinas defensivas. Para el desentendido en brología y química la película pue­de resultar otra cinta más del es­tante de cine catástrofe. pero basta con adentrarse un poco en La bio­logía botánica para comprobar que se trata de un fenómeno común a todas las plantas, entre ellas la de Cannabis sativa.

SextoSentido 01 Como todo ser vivo, las plantas contienen un sistema inmunodefensi­vo que reacciona ante las agresiones externas provenientes de agentes in­vasores como patógenos o herbívo­ros y que encierra una complejidad digna de argumento de pelicula apo­calíptica, porque no solo monta de­fensa sobre sí misma, sino que hasta envia senales a las plantas cercanas de la misma especie, induciéndolas a activar sus defensas empleando el etileno y el ácido jasmónico como se­ňales de humo. Cuanto más alto se encuentre su sistema "inmunodefensivo", más resistente sera la planta ante el ataque u e de n hongo. un virus o una bacteria. o podrá ahuyentar una plaga empleando combinaciones químicas que generen repelentes o usando sus terpenos para atraer depredadores particulares para que acudan en su defensa ante el ataque de una plaga específica.

Sistema inmune

Los hongos como el Fusarium o Bo­trytis son los responsables en mu­chos casos de que la cosecha se vea arruinada. Hay plagas que pueden debilitar una planta hasta matarla, transportar y contag ar enfermeda­des o abrir la puerta para que éstas ingresen. Muchas veces la primera reacción del cultivador ante el ataque de un hongo, un virus o una bacleria es la de emplear funguicidas quími­cos que pueden llegar a matar a la planta. arrasar con la vida micro­biana del sustrato y daňar a quien consuma. Así se suele excluir del diagnóstico una parte fundamental de la planta: el sistema inmunode­fensivo que se va formando en respuesta a la presencia de patógenos, conocido como Resistencia Sistémi­ca. A la primera respuesta sobre la infección inicial se la denomina Re­sistencia Sistémica Inducida (RSI), mientras qe al resultado final del sistema defensivo en base al patron de información recaudado se lo lla­ma Resistencia Sistémica Adquiri­da (RSA).

A la hora de seleccionar una varie­dad. no todos los cultivadores pres­tan atención al nivel de resistencia a ciertas plagas, y se centran más en el tiempo de floración y en su produc­ción. Al ignorar La resistencia o debilidad a cada plaga se deja de lado información valiosa para planificar un cultivo saludable, ya que una planta con alta tolerancia a patógenos de­mostrará todo su potencial a la hora de ser cosechada. Los procesos de cruza y crianza realizados de manera responsable contemplan por lo general este ras­go dentro de los trazos que quieren potenciar y perdurar a lo largo de las generaciones, Gracias a un proceso cuidadoso, se han logrado estabilizar variedades con alta RSA, que presen­tan una alta resistencia a los hang., más allá de tener cogollos compac­tos y muy resinosos, dignas espon­jas de humedad que podrían hacer rezar al más ateo.
Esa especie de inmunidad o tole­rancia expresa un buen sistema de­fensivo que se refleja en la capacidad de éstas para defenderse empleando mecanismos naturales que se acti­van una vez que entran en contacto con el hongo o insecto al que et sistema defensivo de la planta iden­tifica como agresor. Fitoalexinas Hace un poco mas de un, siglo el botanico, micologista y patologo de plan­tas Marshal Ward detectó que todas las plantas producian "anticuerpos" y toxinas ante la presencia de una in­fección, y que esas defensas podían estar o antes de que la planta fuera atacada, o desarrollarse después de la infección, o sea. inducibles o con­secuentes a ésta.

Casi 40 anos después los botanis­tas Müller y Borger le dieron nombre a esos compuestos químicos sinteti­zados reafirmando descubrimien­to de Ward, y llamándolas fitoalexinas. En 1960 Cruickshank y Perrin aislaron la primera fitoalexina a partir de las vainas de guisante, y se la llamó pisatina. A partir de ahí se descubrió que todas las plantas producen sus propios compuestos para respon­der ante cualquier tipo de ataque. y es distinta la reacción que ésta tie­ne a un daňo efectuado por quiebre a uno inducido por un agente extraňo.

por ejemplo, L de un trip. Las fitoalexinas son producidas como parte de ese mecanismo de defensa ante un agresor y por lo ge­neral no están presentes en la plan­ta antes dele primera infección. La primera acción del hongo, virus, bacteria o predador que la ataca des­encadena sistema de defensa en base e le información que recauda de y sobre ese patógeno en particu­lar, en el fenómeno que mencioná­bamos anteriormente (RSI). Luego de esa primera infección el sistema defensivo de la plana genera un re­gistro en su memoria biológica pro­duciendo "anticuerpos" para afrontar posibles nuevos ataques, haciéndola más resistente en un segundo em­bate aplicando la RSA.

SextoSentido 02 Barreras y defensas

Independientes de las fitoatexinas, que son variables y pueden estar presentes o no. habiendo (o no) sido estimuladas por un foco infeccioso, existen metabotitos secundarios de defensa en todos los tejidos vegeta­les y actúan como primera barrera para frenar un ataque. Están pre­sentes de manera permanente y los patógenos suelen mutar para evi­tar esta primera barrera. No solo son antibacterianos y antifúnguicos, sino que cumplen roles diver­sos como el de inhibir las esporas de los hongos, evitando asi una primera infección. Los tricomas forman parte de las defensas externas ubi­cadas en las hojas, emanando flavonoi­des y terpenos que sirven además para atraer otros predadores que ataquen a la plaga.

Una de las vías de ingreso de los patógenos es a trayes de las picaduras que plagas como la araňa roja o la mos­ca blanca producen en et follaje. La plan­ta tos repele de va­rias maneras, entre ellas generando fitoalexinas tóxicas sistémicas que, al ser ingeridas por et insecto, afectan su sistema diges­t so, provocándole ta muerte por in­anición. Y muerto el perro, se acabó la rabia.

La primera reacción de defensa es la muerte celular controlada. y se produce dentro de las primeras 24 horas de la infección. Es decir. la planta Localiza el daňo, to identifica, se activa el mecanismo de defensa interno generando fitoalexinas para combatir al agresor en particcular y al morir la parte afectada queda aisla­do el atacante del resto de la planta. Esta técnica forma parte de la res­puesta hipersensible de las células

vegetales frente a una infección, y es similar a la apoptosis celular (muerte programada). meca­nismo comienza con la supresión de los nutrientes que tiene ela a su disposición, el refuerzo de las paredes celulares en la zona pos­terior a la necrosis, y el ataque al patóge­no empleando fitoa­lexinas que la planta comienza a producir en simultáneo mientras sistema defensivo aumenta su resistencia.

Síntesis de patógenos

De acuerco a cuán alta se encuentre resistencia sistémica de la plan­ta, ésta resistirá con más fuerza a los patógenos y sus consecuencias. Actualmente, una de las opciones para la agricultura orgánica es la de incentivar a las plantas a desarrollar su RSA aplicando preparados que con­tienen una síntesis de los patógenos de tos cuales se la quiere proteger. partiendo del mismo concepto el de las vacunas para humanos, los que se inocula el virus o la bacteria en busca de generar la generar la respuesencadena la c todo el sistema defensivo, haciéndolo más fuerte, más estable y per­mitiendo que se encuentre activo y disponible en La planta.

En la agronomía comercial mu­chas plantas como las de tabaco han sido modificadas genéticamente, in­sertando genes disenados para ganerar una mayor resistencia a plagas. No puede saberse realmente cuánta transgenia de laboratorio tienen las plantas de meona As. pero si se sabe que con un buen programa de selec­ción y crianza, una alta RSA puede ser transmitida y potenciada. Ademas, de acuerdo e la región origi­naria de una variedad. hay ciertas cualidades de resistencia que ya se encuentran bien asentadas en su genética desde su

formación. Por eso, una elección inteligente parte de seleccionar variedades origina­rias de climas similares que va a ser cultivada: una planta originaria de una region húmeda tendrá una mayor resistencia al moho gris, así como una criada en La montane ten­drá una mayor resistencia a la se­quía. Genética pura.


Previous Next