Automatizar la cosecha – MÁQUINAS QUE MANICURAN

 
 

Los cultivadores más preocupados por la calidad de sus cogollos siguen resistiéndo­se a someter sus mejores colas al proceso automático pero cada vez más cosechas comerciales se manicuran a máquina, especialmente los cogollos bajos o más pequeños que son los que más trabajo dan. En una cosecha media, los cogollitos de las partes bajas de las plantas pueden suponer apenas un diez por ciento del peso total, pero requiere el treinta por ciento del tiempo de manicura, por lo que muchos cultivadores preferían destinarlos directamente a la extracción de hachís sin perder el tiempo en manicurarlos. Gracias a las manicuradoras automáticas se puede procesar estos cogollitos en muy poco tiempo y con buenos resultados.

Automatizar la cosecha 03El tradicional espíritu emprendedor estadounidense ha llevado a la aparición de empresas que se dedican a manicurar cosechas ajenas. El cultivador sólo tiene que quitar las hojas grandes de las plan­tas y llamar a la empresa que se presenta con su super máquina y acaba el trabajo en pocas horas. Son máquinas caras, que pueden llegar a costar muchos miles de euros, pero que son capaces de mani-curar una enorme cantidad de cogollos con una mínima ayuda humana. Las máquinas más potentes procesan hasta dos o tres kilos por hora con sólo dos personas atendiéndolas.

Tipos de manicuradoras

Las máquinas para manicurar se pueden dividir en varios tipos según su diseño y forma de actuar. Mientras las más sencillas no son más que tijeras eléctricas, que cor­tan sin que el cultivador tenga que hacer fuerza y evitan el cansancio de las manos. Las más complejas casi automatizan com­pletamente el proceso y permiten procesar cantidades ingentes de cogollos. Vamos a repasar los sistemas más habituales:

-Tijeras eléctricas y manicura-doras de mano

Son sistemas sencillos que se desplazan a lo largo de los cogollos como una tije­ra, pero van enchufados a la corriente. La manicura se lleva a cabo del mismo modo que con una tijera manual pero más rápidamente y sin cansarse. Los pri­meros modelos de manicuradoras per­tenecían a esta categoría. Su ventaja principal es que la calidad Automatizar la cosecha 04final es tan alta como en la manicura manual porque los cogollos no sufren ningún tipo de maltrato. Por otra parte, la velocidad de manicura no aumenta demasiado y la pro­ducción diaria por persona sólo es más alta porque los culti­vadores no se cansan y pueden manicurar duran­te más horas seguidas. Son aparatos con los que hay que tener mucho cui­dado pues si no se presta suficiente atención al proce­so es fácil cortarse.

Una evolución de las tijeras eléctricas son los manicura-dores de mano conectados a un aspirador que se encarga de recoger los trozos de hoja conforme se van cortando. En esencia son la combinación de una tijera y un aspirador que aprovecha el poder de succión para absorber las hojas a través de una ranura, dentro de la cual se encuentra la cuchilla. Al tener la cuchilla ligeramente protegida no es tal fácil cor­tarse con ella como sucede con las tijeras eléctricas, aun así, conviene utilizar siem­pre estos aparatos llevando puestos unos guantes metálicos de protección como los que usan a veces los carniceros. En esta categoría englobamos productos como Green Cutter, The Kermith, Aardvark, Cutter Energy y Top Zeef. Adecuados para aligerar algo las cosechas medianas, fun­cionan mejor para sacar las hojas grandes que para el tra­bajo fino. Los precios dependen de cada producto pero suelen estar entre 150 y 600 euros.

-Manicuradoras de ramas

También se denominan manicuradoras de rejilla. El cultivador manicura las ramas uno por una, hacién­dola pasar por una rejilla que separa los cogollos de la cuchilla. Se Automatizar la cosecha 05realiza un movimiento de vaivén y rotación frotando el cogo­llo de manera que las hojas atraviesen la rejilla y sean cortadas por la cuchilla que gira a gran velocidad.

Son aparatos que funcionan mucho mejor con ramas completamente recubiertas de cogollos bien densos a los que hay que recortar las hojas que sobresalen. Con variedades poco densas los resultados no son tan buenos, ya que las puntas de los cogollos atravie­san la rejilla y se pierden muchas flores. Este tipo de manicuradoras se están convirtiendo en la elección de muchos cultivadores medianos que no quieren invertir tanto como para comprar una manicuradora automática pero sí desean un producto capaz de aligerar el trabajo de poda y pelado.

Este tipo de máquinas no sirve para los pequeños cogollos de las ramas bajas pero permiten acelerar

More from our blog

See all posts
 
No Comments