CÓMO FABRICAR UNA ENTRADA DE AIRE OPACA A LA LUZ

 
 

¡Aire si, luz no!

Un problema muy común al que se enfrentan los cultivadores es cómo conseguir meter aire en el cultivo sin que entre ni salga luz por la abertura de intracción. Cuando las lámparas del cultivo están apaga­das es esencial que las plantas permanezcan en completa oscuridad para lograr una rápida floración. Incluso una pequeña rendija que permita la entrada de algo de luz puede interferir con la floración, retrasándola o incluso impidiendo que se desencadene. De manera inversa, cuando las luces están encendidas, el cultivador quiere evitar que la intensísima luz de alta presión que ilumina las plantas se vea desde el exterior del cuarto de cultivo, ya que podría llamar la aten­ción y despertar sospechas entre vecinos o visitas.
Cuando la entrada o salida de aire se produce con la ayuda de un extractor o intractor no suele haber problemas de filtraciones lumínicas ya que el conducto flexible que se usa para conducir el aire suele impedir el paso de luz. El problema es DE AIRE OPACA A LA LUZ 01mucho más acuciante cuando se opta por una intracción pasiva, es decir, perforando un simple agujero en la pared para que entre aire. Las intracciones pasivas funcionan muy bien, siempre que tengan una superficie suficientemente grande y se combinen con un extractor en la salida de aire. El extractor saca el aire caliente y crea una presión negativa dentro del cuarto de cultivo, esto hace que el aire penetre por la abertura de intracción.
La regla de oro de la intracción pasiva es que tenga el doble de tamaño que la extracción. Por ejemplo, si el extractor está conectado a un tubo de 150 mm de diámetro cuya sección tiene un área de 177 cm2 (3,14 x 7,52=177); la intracción pasiva debería tener al menos 354 cm2. Da igual que haya un agujero de intracción de 354 cm2, dos de 177 cm2 o siete de 50 cm2, lo que importa es que el área total sea al menos el doble que el área del conducto de extracción. Muchos cultivadores instalan un extractor con conducto flexible de 150 mm, por ejemplo, y una intracción del mismo diámetro, lo que fuerza el motor del extractor, reduciendo su vida útil y su rendimiento.
Otra consideración que se debe tener en cuenta es que el área hay que medirla en el punto más estrecho. Aunque el agujero sea muy grande, si el conducto tiene una sección menor en algún punto, esa será la
DE AIRE OPACA A LA LUZ 02Hay distintos sistemas para evitar que la luz pase por un conducto de ventilación. Uno de los más sencillos consiste en conectar un tubo flexible con varias curvas que impidan que la luz lo atraviese. Es un buen sistema si los agujeros de intracción están en la pared, pero puede ser incómodo si queremos ponerlos en la puerta, puesto que los tubos molestarían al abrir y cerrar la puerta.
Las puertas son fáciles de taladrar y fáciles de sustituir. A menudo, no es posible o deseable perforar la pared por algún motivo y el cultivador prefiere hacer el agujero de ventilación en la puerta. En ese caso se enfrenta al problema de permitir el paso del aire pero no el de la luz. Se pueden encontrar rejillas especiales a la venta que cumplen esta función pero suelen ser caras y pequeñas, al menos para las necesidades de un cuarto de cultivo medio, donde la intracción pasiva requiere una gran superficie.
Es posible fabricar una intracción con “trampa de luz” por muy poco dinero y con materiales fáciles de encontrar. Se necesitan dos bandejas negras de plástico que tengan un borde bastante alto, de entre cinco y diez centímetros, y un tamaño un poco menor que el ancho de la puerta donde se quiera colocar. DE AIRE OPACA A LA LUZ 03En este caso la puerta mide 70 cm de ancho y se ha usado una bandeja de 55 x 40 x 9 cm. Primero hay que perforar el agujero en la puerta. Se puede hacer redondo o rectangular, la forma da igual siempre que tenga una superficie suficientemente grande. Como el cuarto de cultivo tiene un extractor conectado a un conducto de 150 mm, necesitamos un agujero con una área de 354 cm2. En este caso, con una sierra de calar se recortó un agujero rectangular de 10 x 30 cm (300 cm2), un poco más pequeño de lo recomendable.

La puerta era de las más baratas y al perforarla se observó que estaba rellena de paja prensada. Para evitar que fuera saliéndose el relleno o que alguna plaga se escondiera dentro, se selló el corte con cinta americana.

A continuación se recortaron las ban­dejas, perforando una ventana de 7 x 49 cm (343 cm2) en uno de los laterales largos de cada bandeja. Luego se atorni­llaron las bandejas a la puerta de modo que cubriesen el orificio realizado desde ambos lados.

DE AIRE OPACA A LA LUZ 04Es importante situar la bandeja de modo que la abertura recortada quede lo más alejada posible de la abertura realiza en la puerta. Si es necesario se puede pegar un burlete aislante (de los que se pegan en los bordes de las ventanas para evitar que entre frío) para que unión entre la puerta y las bandejas sea más hermética a la luz. Las bandejas se atornillan a la puerta firmemen­te. Este sistema obliga al aire que penetra en el cuarto de cultivo a realizar un recorrido en forma de U que la luz no puede hacer.

La abertura de las bandejas se tiene que situar de manera que apunte hacia la zona más oscura del cuarto de cultivo para reducir en lo posible la luz que entra dentro de la bandeja. Por ejemplo, si la lámpara está a la derecha de la puerta, la abertura de la bandeja debería mirar hacia la izquierda o hacia el suelo.

  • intraccion pasiva

More from our blog

See all posts
 
No Comments