TÉCNICAS DE MICROPROPAGACIÓN

 
 

como la vaini­llina, el ácido salicílico o los flavonoides.

Debido a la preocupación por la pérdida de biodiversidad a nivel mundial, el cul­tivo in Vitro también es utilizado para la conservación de recursos fitogenéticos, debido a la capacidad de conservar plan­tas que no producen semillas o clones selectos en muy poco espacio, y a que se pueden cultivar fácilmente especies que crecen en medios y climas extraños. Además ofrece la posibilidad de conservar material genético prácticamente intac­to durante años en condiciones de vida suspendida gracias a la crioconservación, donde el material vegetal es introducido en recipientes herméticos a temperatu­ra ultra baja, alrededor de los -196 °C, mediante nitrógeno líquido.

El cultivo de meristemos, tejidos respon­sables de crecimiento vegetal, permite la obtención de plantas libres de virus y viroides, ya que su crecimiento activo impide la infección de todas sus células, pudiéndose aislar aquellas que se man­tienen sanas.

CULTIVO IN VITRO 03Otro uso muy extendido es el de la ger­minación de orquídeas. Las semillas de éstas son tan pequeñas que necesitan la simbiosis con un hongo que las provea de nutrientes en los primeros estadios de la germinación. Gracias al cultivo in Vitro se puede simular dicha situación introduciendo en el medio de cultivo hongo simbiótico aislado o añadiendo todos los nutrientes necesarios.

Pero la aplicación más importante y más utilizada es la de la micropropagación. Con ella se pueden multiplicar plantas conservando el genotipo de las mismas a una velocidad sin precedentes y en un espacio muchísimo menor que con cualquier otro método de multiplicación vegetativa convencional.

Etapas de la micropropagación

La primera etapa consiste en la selec­ción y preparación de la planta madre de donde se extraerán las porciones de material vegetal que serán cultivadas pos­teriormente. Es importante que estas sean vigorosas y estén libres de enfermedades para que los explantos se desarrollen lo mejor posible.

La segunda etapa es el establecimiento del cultivo aséptico, donde se desinfecta­rá el material vegetal y se introducirá en recipientes con medio de cultivo estéril.

La tercera etapa es la multiplicación, donde los explantos cultivados in Vitro se utilizan como material de partida para los nuevos subcultivos. Es necesaria la trasferencia periódica del material vegetal a medio de cultivo fresco porque si no acabaría ocupando todo el espacio del recipiente, los nutrientes se agotarían y el agente gelificante, en caso de usarse, se desecaría. Por lo tanto el subcultivo suele realizarse cada cuatro semanas, separan­do el material vegetal en varias fracciones que darán lugar a una mayor cantidad de explantos. Este proceso puede llevar­se a cabo indefinidamente, aumentando exponencialmente su número antes de dar paso a la siguiente etapa.

CULTIVO IN VITRO 04La cuarta etapa es la del enraizamien­to, donde los explantos se transfieren a un medio distinto al utilizado en la fase anterior para inducir la producción de raíces. Este proceso puede realizarse in Vitro o ex Vitro. En ambos casos es con­veniente añadir al medio algún tipo de auxina, como son los ácidos indolacético (IAA), indolbutírico (IBA) o naftalenacético (NAA). En el caso de hacerlo ex Vitro, se haría con sustratos habituales como la turba o el coco, no necesariamente estériles, siendo recomendable la adición al medio de bacterias u hongos beneficiosos de alguna sustancia fungicida de amplio espectro, para evitar contaminaciones de última hora. También habrá que tener mucho cuidado con la humedad relativa del aire ya que las pequeñas plantas están acostumbradas a una humedad relativa cercana al 100%, por lo que se utilizarán pequeños invernaderos o sistemas auto­máticos de nebulización.

La última etapa es la de endurecimiento, que consiste en transplantar y aclimatar paulatinamente las plantas a la humedad relativa ambiental.

Técnicas de micropropagación

El objetivo final de la micropropagación es obtener plantas enteras y sanas, clones idénticos genéticamente a la planta madre. Para ello se utilizan las siguientes técnicas:

Cultivo de vástagos o yemas. Los vás­tagos están formados básicamente por un tallo y por lo menos una yema. En este caso se emplean como explantos primarios, vástagos con una yema apical y una o dos yemas laterales. También pueden emplearse las propias yemas. Es con esta

  • micropropogacion de canabis
  • crecimiento de creepy
  • micropropagacion de cannabis
  • micropropagacion marihuana
  • micropropogacion de plantas
  • micropropagación cannabis

More from our blog

See all posts
 
No Comments