Cultivo de nuevas variedades de semillero

 
 

No sé cómo estarán las cosas a vuestro lado del charco, pero por aquí, en Holanda, buena parte del cultivo se produce a partir de dones que se obtienen del cannacultor de esquejes local. La ventaja es que, en general, el cultivador puede ponerse directamente a trabajar sin tener que liarse con la germinación. Pero también hay inconvenientes y el mayor de todos es que el mercado puede saturarse fácilmente con las variedades más comerciales; por lo que el aficionado a variedades exclusivas puede encontrarse con increíbles dificultades para abastecerse.
Los esquejes comprados también tienen el problema de ser una fuente de problemas relacionados, en los peores casos, con la apariencia de sufrir un cierto cansancio vital. Esto sucede porque provienen de plantas donadas una y otra vez. Por eso debo recomendar encarecidamente que probéis con el cultivo de plantas de semillero. En este artículo resumiré las posibilidades de cultivar a partir de semillas, y señalaré umos cuantos puntos a considerar a la hora de decidir la variedad de marihuana que vamos a cultivar.
Cultivo de nuevas variedades de01Semillas 100% hembras hanfsamen shop
Si en algún momento os apetece cultivar algo que sea realmente diferente, el cultivo de semillero es la mejor forma de hacerlo. Sobre todo en los últimos años, parece que las semillas 100% hembras están ganando cada vez más adeptos, y gracias a ellas, el cultivador puede relajarse a la hora de la germinación. Las posibilidades de obtener plantas macho a partir de semillas feminizadas son prácticamente cero, cosa que suele pesar bastante en el ánimo de un cannacultor. Antes las cosas eran muy distintas y normalmente em necesario eliminar fisicamente los machos, algo que siempre acababa resultando más dificil de lo que parecía. Y lo que es peor, hacía perder mucho tiempo. Esta pérdida de tiempo era el argumento más frecuente de los cultivadores de interior holandeses para no cultivar desde semilla más a menudo. Después de todo, el proceso completo podía costar unas semanas más de pre-crecimiento, y lógicamente eso significa menos cosechas al año.
Aunque tal razonamiento es válido hasta cierto punto, existen medios seguros para evitar gran parte de esta pérdida de tiempo para pre-crecimiento. Por ejemplo, una simple cubeta de germinado y una bombilla de baja potencia suelen ser más que suficientes para acelerar el crecimiento de nuevas plantas en sus macetas, y para ayudar a su desarrollo en las primeras dos semanas. Con este sistema también podemos programar la germinación para que empiece una semana antes de que la generación anterior de hembras esté lista para ser cosechada. Así, podremos plantar directamente las primeras plantitas (ya germinadas) por lo que apenas se pierde tiempo. Y sobre todo, estas plantas suelen tener mucha más fuerza vital que las otras alternativas sobreclonadas. En resumen, una vez que las semillas se han convertido en plantitas, en poco tiempo pueden acelerar mucho su velocidad de crecimiento, para después seguir desarrollándose vigorosamente.
Alicientes
Otra ventaja de cultivar plantas de semillero es que suelen desarrollar un tallo principal mucho más fuerte (a veces algo leñoso), con lo que mejoran proporcionalmente las posibilidades de un buen resultado final. En cualquier caso, todavía no he mencionado la razón que me parece más importante para cultivar a partir de semillas, y es que el cultivo de marihuana puede acabar siendo aburrido cuando uno se limita a cultivar la misma variedad año tras año. Lo confieso, soy el típico cultivador que encuentra divertido probar continuamente nuevas variedades, en vez de cultivar siempre la misma vieja especie. Sobre todo cuando probamos un híbrido muy especial, o una variedad que sabemos que no se cultiva en ninguna parte, el estímulo crece según se va acercando el final del ciclo. También se puede destacar el hecho de que cada variedad de marihuana tiene sus propias características y su propia idiosincrasia, lo que pone en juego todas las habilidades del cultivador para intentar obtener lo mejor de cada una. Una cabeza floral de aspecto espectacular, cuajada de cristales de THC, será la recompensa final.
Cultivadores de exterior
En contraste con los cultivadores de interior, los de exterior utilizan con frecuencia plantas de semillero. Y con buenos motivos, ya que siempre hay que asegurarse de que las plantas estén arraigadas en la tierra y creciendo lo suficientemente temprano como para que tengan tiempo de florecer completamente en el exterior, o de lo contrario las posibilidades de éxito serán escasas. Esta programación no es tan fácil con clones comprados, ya que el periodo de floración puede tender a empezar con retraso. Este hecho no tiene nada de sorprendente si tenemos en cuenta que los clones suelen proceder de plantaciones de interior, por lo que se han acostumbrado a condiciones ambientales bastante distintas. Y existe otra buena razón para esta preferencia, y es que cuando uno se ha pasado la mayor y mejor parte del año trabajando con la plantación de exterior, lo menos que espera es contar al final con una hierba de buen aspecto y mejor sabor. Resumiendo, que es mejor gastarse un poco mas en unas semillas decentes que fundar todas nuestras esperanzas en un par de esquejes birriosos y confiar en que Cultivo de nuevas variedades de03todo salga bien. Basándome en mis propias cosechas de éxito, debo decir honestamente que las mejores siempre han sido con plantas de semillero.
Variedades fáciles y difíciles
Sin embargo, antes de que los cannacultores de interior corráis a comprar semillas, merece la pena tomarse un tiempo para ponderar las posibilidades. En resumen, si un cultivador con nivel de principiante escoge una variedad de marihuana dificil, las posibilidades de éxito disminuyen (y eso es malo para la motivación a largo plazo). Por eso siempre hay que leer las instrucciones del paquete de semillas, o pedir consejo a nuestros proveedores o en la grow shop. Es aconsejable prestar especial atención a puntos como la duración del periodo de floración, si produce cosechas grandes o pequeñas y, quizás lo más importantes, si es una planta fácil de cultivar o bien una variedad para los más expertos. Ciertas variedades de maría son más sensibles que otras a, por ejemplo, el nivel de EC en el líquido de nutrición y el sustrato, por lo cual el riesgo de sobrefertilización es mayor. También hay variedades que producen más hojas que otras. Aunque las que producen un follaje denso suelen ser más fáciles de cultivar, la masa de hojas puede convertir el momento de la cosecha en dramático.
Condiciones del espacio de cultivo
Además de la propia planta, es necesario tener en cuenta también las dimensiones del cuarto de cultivo. O sea, que uno puede tener toda la intención de cultivar unas cuantas variedades de Haze, pero si su espacio de cultivo es limitado, se está jugando un fracaso. Las variedades Haze son famosas por las enormes dimensiones que pueden alcanzar, por lo que ni mucho menos son adecuados todos los espacios de cultivo. Además está el tema de que la Haze tiende a no crecer bien con lámparas de alto voltaje. Por lo tanto no es recomendable, desde luego, cultivarlas con 1000 vatios. Pero incluso una bombilla de 600 vatios puede ser problemática cuando se cultiva una Haze, así que hay que tenerlo en cuenta antes de empezar.
El sustrato
Por último, el sustrato en el que vamos a cultivar también afecta a la decisión sobre la variedad a elegir. Así una variedad clásica de coco como la Santa María suele cultivarse sobre un sustrato de coco, y muchos cannacultores están convencidos de que ese es el medio con el cual se obtienen los mejores resultados para esta variedad. Por el contrario, la lana de roca se utiliza frecuentemente para las variedades más sensibles, porque resulta bastante fácil elevar y bajar el nivel de EC (lo segundo suele ser más útil en la práctica). Esto facilita una reacción rápida a los cambios, y además disminuye el riesgo de acumulación de sales (y, por tanto, de un incremento del valor EC). Con la tierra es más fácil caer en la sobrefertilización, ya que la tierra puede actuar como una especie de tamiz, dejando las sales al fondo del sustrato. Por eso hay que tener mucho cuidado para no sobrefertilizar. Medir de vez en cuando el valor EC puede evitar muchos desastres. Por suerte no existe prácticamente ninguna variedad de marihuana que desprecie un sustrato como el de tierra, por lo que se pueden usar mezclas de tierra para casi todas, siempre que mantengamos la vigilancia sobre el nivel de EC.
Espero que este artículo os haya proporcionado informaciones útiles para vuestros próximos cultivos con diferentes variedades de marihuana. Así, cuando el aburrimiento de cultivar la misma hierba os alcance, por qué no probar algo diferente, para volver a sentir que la sangre de cannacultor corre por vuestras venas.

  • kannabia.co
  • Imajenes+de+mata+de+marihuna+candente

More from our blog

See all posts
 
No Comments